On April 11th, 2012 took place in the offices of the spanish Embassy in Berlin, the ceremony to deliver the cross of the Official Cross of the Order of Civil Merit to the artist Chema Alvargonzález, in recognition of the valuable contribution he left behind and that contributed to the image of the Spanish culture in the city of Berlin. His mother Mrs. María del Pilar Ramos Angueira, took the distinction in this endearing act in which she was accompanied by relatives, friends and representatives of the world of diplomacy and art who wanted to pay a deserved homage to the decorated.

The award was given by His Majesty King Juan Carlos I of Spain and delivered posthumously by the Ambassador in Office Excmo.Sr. Mr. Rafael Dezcallar de Mazarredo who directed a few words to the attendees in which he emphasized the pioneering work done by the artist Chema Alvargonzález for which they were facilitated the entry to the Spanish artists in the world of the Berliner artist. With reading of The Excellency Ms. Gloria Minguez Ropiñón, cultural attaché of the Spanish Embassy in Berlin and with introduction by Mr. Francesc Puertolas Cibirán, cultural Director of the Instituto Cervantes in Berlin whose content was Based on text made by Mr. Vicenç Altayó Morral Director of the centra d’Art Santa Mònica in Barcelona.


El pasado día 11 de abril del 2012 tuvo lugar en las dependencias de la Embajada de España en Berlín, la ceremonia de entrega de la Cruz de Oficial de la Orden del Mérito Civil al artísta Chema Alvargonzález, en reconocimiento a la contribución de inestimable valor que dejó tras de sí y que contribuyó a la imagen de la cultura española en la ciudad de Berlín. Su madre Dña. María del Pilar Ramos Angueira, recogió la distinción en este entrañable acto en el que estuvo acompañada por familiares, amigos y representantes del mundo de la diplomacia y el Arte que quisieron con ello rendir un merecido homenaje al condecorado.

La condecoración fue otorgada por su Majestad el Rey Don Juan Carlos I de España y entregada a título póstumo por el Embajador en funciones el Excmo.Sr. D. Rafael Dezcallar de Mazarredo que dirigió unas palabras a los asistentes en las que resaltó la labor pionera realizada por el Artista Chema Alvargonzalez por la cual se les facilitó la entrada a los artistas españoles en el mundo del artista berlinés. con lectura de la excelentísima Sra. Dña. Gloria Minguez Ropiñón, Agregada Cultural de la Embajada española en Berlín y con introducción realizada por parte del Sr. D. Francesc Puertolas Cibirán, Director Cultural del Instituto Cervantes en Berlín cuyo contenido estaba basado en texto realizado por el Sr. D. Vicenç Altayó Morral Director el Centro Arts Santa Mònica de Barcelona.

Posthumous Civil Merit Ward

20th anniversary of the installation of "Abwessenheit" 1992 – 2012

The Spanish artist Chema Alvargonzález realized in 1992 in his adopted home Berlin one of his first outdoor site-specific multimedia-installations. With his light- and sound installation “Absence” he resurrect the at that time half dilapidated building of the former – in 1992 not yet back in use - Spanish Embassy in a calm corner of the Tiergarten of Berlin from 29th of May until the 31st of July of 1992 to new life.

By integrating his artwork delicately into the ruin Alvargonzález started developing a new procedure. By using elements of language, light and sound he should leverage history and present to new presence in a lot of situations in the next years.

Chema Alvargonzález was always fascinated by places which have kept many untreated traces of history. One of his first discoveries in Berlin was the ruin of the Spanish Embassy the former - and today again - so called Embassy District which still was kept as a sleeping beauty in a corner of the Tiergarten Park. The building of the former Spanish Embassy was an ideal impulse for his occupation with the different levels time. The building of the Spanish Embassy at the Lichtensteinallee had been erected in 1938 as a stylistic expression of the totalitarian claim to power of Nazi architecture. It replaced the Palais Thiele-Winkler at the Hitzigallee, which has been in Spanish property since the turn of the century. It should have been part of the“Germania”, Hitler’s megalomaniac vision of his future capital city of the world. Destroyed during the war, the major part of the building in 1992 was still a ruin: merely in a wing the Spanish General Consulate was provisional situated. In 1998 the building should get its present-days, renovated appearance and should serve again as Embassy. In 1992 the windows were still bricked up and the facade carried unblanked traces of the air raid and bullet holes.

The artist added an overlaying level of light and sounds to the historical dimension of the building: he put up the word “ABWESENHEIT”(absence) in blue neon capital letters on the heavily damaged wall; he installed a lot of bright stripes of red neon light like lambent flames in front and beside the blind hollows of the windows. The light installation was accompanied by penetrative monotonous drum rhythms of the composition “Sarah was ninety years old” by Arvo Pärt which came out from many invisible loud speakers.

Through his Multimedia-installation Chema Alvargonzález made the forgotten building a symbol of loss, repression and the forgotten. He was interested in visualizing of time as a historical process and as a factor of personal experience. For him the “absence”, the declined, the suppressed, was symbolized by the bricked up windows.

Although history was not ‘absent’ – especially the war was very present by the traces on the building – but the staging referred to the forgotten. Like closed eyes the windows indicated for the artist the segregation of the inside and outside, but also of the reality and the thoughts. And the sightlessness became a symbol of the gaps of our perception and memory: the unknown, the invisible and the forgotten. Through his intangible presence the sound served as a mediator between “Absence” and reality. Alvargonzález saw the power of imagination as the only way to breach this mechanism of non-perception.

In two months of summer 1992 Chema Alvargonzález made the special place and its history visible through a mysterious and poetical staging. He called attention of the nocturnal passers-by at the Tiergarten on the existence of the half overgrown building and it’s forgotten past. He addressed them intellectually and sensually. Instead of scientific information and a rational remind, with only a few formal elements he evoked an emotional experience of magnitude, mystery and destruction. Therewith he succeeded a first of his great site specific multimedia installations, which should reinvigorate further more places and memories.

Text by Dr. Claudia Büttner, curator of "Abwessenheit"

Premio al Mérito Civil Póstumo

20 aniversario de la instalación de "Abwessenheit" 1992 - 2012

En 1992 el artista español Chema Alvargonzález realizó una de sus primeras instalaciones multimedia en espacio público en su ciudad de adopción, Berlín. En el, por aquel entonces medio derruido edificio - en 1992 todavía en desuso - de la embajada española con su instalación de luz y sonido entre el 29 de mayo hasta el 31 de julio de 1992 resucitó esta tranquila esquina del parque de Tiergarten.

Alvargonzález inicia una nueva forma de trabajo en la que integra sutilmente la obra de arte en la ruina. A lo largo de los años, esta técnica se repetirá combinado elementos del lenguaje, la luz y el sonido para llenar nuevas situaciones, historias y espacios públicos y le permitirá dotarlos de una nueva identidad.

A Chema Alvargonzález siempre le fascinaron los espacios en los que la huella de la historia se mantuviese inalterada. La embajada de Berlín se encuentra entre sus primeros descubrimientos en Berlín, sus ruinas yacían como una “bella durmiente” dentro del que se conocía como el “Barrio de las Embajadas”– que es como sigue llamándose hoy en día- situado en el parque de Tiegarten. El edificio de la antigua Embajada española ofrecía los puntos de conexión idóneos para que se pudiese establecer un diálogo con los diferentes niveles/estadios en el tiempo: En este sentido, el edificio de la Embajada española sita en el Lichtensteinallee de 1938 era también un reflejo estético del poder totalitario del nacionalsocialismo en el que se convirtió la arquitectura de su tiempo. Dicha construcción vino a sustituir al palacio “Thiel-Wingler” sito en la Hitzigallee y que desde finales de siglo era de propiedad española. Estaba destinada a ser parte de Germania, la melagománica visión de Hitler para lo que tenía que haber sido su futura Capital del mundo. En la guerra fue destrozada la que en 1992 continuaba siendo en gran parte una ruina; Solamente el lateral del edificio estaba siendo utilizado, en él se alojaba – con carácter provisional – El Consulado General español. Las ventanas estaban todavía tapiadas y la fachada conservaba las huellas de los bombardeos y los huecos de las balas. En 1998 se inició la reconstrucción del edificio convirtiéndose en lo qué es hoy en día, conservándose la fachada y funcionando nuevamente como Embajada.

Mediante la iluminación y el sonido el artista temporizó el edificio dirigiéndolo hacia una nueva dimensión histórica y elevándolo un nivel por encima de la misma. La palabra "Abwesenheit/Ausencia“ fue escrita en mayúsculas con grandes letras azules sobre la duramente castigada fachada. Diversos puntos de luz realizados con cortas líneas de neón rojo fueron distribuidos como chispas de fuego situadas delante y alrededor de los huecos de las ventanas ciegas. Acompañando la instalación lumínica se escuchaba de forma monótona y penetrante el sonido rítmico de tambores correspondiente a la composición de “Sara tenía 19 años” de Arvo Pärt, que surgían insistentemente de varios altavoces invisibles.

Con su instalación-multimedia Chema Alvargonzález reconvirtió el olvidado edificio en un signo de la pérdida, la represión y el olvido.
En “Abwesenheit/Ausencia” el artista buscaba la visualización del tiempo como un proceso y como experiencia personal a través del hundimiento y la represión representados por las ventanas tapiadas.
La contrariedad del pasado no "abwsend/ausente“, sino que bien presente a través de las huellas existentes en el edificio, es lo primero que se percibe en esta escenificación del olvido.

El parecido de las ventanas con ojos cerrados indicó al artista la separación del exterior y el interior, al igual que de la realidad y lo imaginario. Esa ausencia de mirada fue para él una referencia a los vacíos de la memoria: a lo desconocido, lo oculto o lo olvidado. El acompañamiento adicional del sonido nos dirige a través de su presencia inmaterial hacia la línea divisoria entre “la ausencia” y la realidad. Alvargonzález vio en la fuerza de la imaginación el único camino para romper el mecanismo de la no percepción.

Durante los dos meses del verano de 1992 Chema Alvargonzález hizo posible la visualización de un espacio tan particular a través de su misteriosa poesía visual. Atrajo el interés de los paseantes en la nocturnidad de las inmediaciones del parque de Tiegarten, los cuales pudieron descubrir la existencia del edificio, medio oculto entre la naturaleza, transportándoles hacia el pasado a través de un sutil y equilibrado lenguaje intelectual. Evocado más allá del conocimiento objetivo o del recuerdo racionalista y basado en la experiencia emocional de la magnitud, lo oculto y lo destruido ,llegándose a ello con pocos medios formales. De esta forma realizó la primera de sus instalaciones multimedia en espacios públicos específicos y que junto a algunos de ellos y de la misma forma fueron a recuperar su historia y consciencia de presente.

Texto por la Dra. Claudia Büttner, historiadora y comisario de la instalación de "Abwessenheit"